FOTOS JMJ MADRID 2011

30/7/10

20/7/10

El Seminario Diocesano agradece a sus Bienhechores


Prensa DiócesisSC.- El Seminario Diocesano Santo Tomás de Aquino agradeció a los bienhechores que contribuyen con la formación de los seminaristas de la Diócesis de San Cristóbal a través de una actividad que denominaron el “Día del Bienhechor”, en la cual compartieron la celebración eucarística presidia por Mons. Mario Moronta, diversos actos culturales y un almuerzo familiar en las instalaciones del Seminario.

El presbítero Gonzalo Ontiveros, Rector del Seminario Diocesano, expresó su agradecimiento a los bienhechores “en nombre de la Diócesis de San Cristóbal, y de todo el personal del seminario agradezco a los bienhechores por su inmensa generosidad, no solo en este año escolar, sino a muchas familias que desde la fundación del seminario colaboran con nosotros”, dijo el Sacerdote .

También indicó el Padre Ontiveros que tener bienhechores es algo fundamental para el Seminario, ya que sin ellos no podríamos funcionar. Debido a que son más de trescientos cincuenta seminaristas los que conviven cada año en esta casa de formación sacerdotal, y los bienhechores aportan la ayuda necesaria para brindar la formación a los futuros sacerdotes.

De igual manera el presbítero Wilson Gómez, Vice Ecónomo del Seminario Diocesano, explicó que el bienhechor es “gente que apoya a nuestro seminario, y los que lo hacen son, conscientes que lo hacen en favor de la Iglesia”. Por ello “Nuestro seminario existe gracias a la generosidad del pueblo de Dios”.

Informó el Padre Wilson Gómez que los bienhechores son de diversos estados de Venezuela, y de todos los municipios del Táchira que generalmente contribuyen con ganadería, víveres, verduras, electrodomésticos. Y otros lo hacen económicamente a través del sistema de becas que ofrece el Seminario, a las que cualquier persona puede incorporarse comunicándose al 0276-3944090.

19/7/10

Festividades de la Virgen del Carmen en el Táchira


Prensa DiócesisSC.- El pasado fin de semana el Obispo de la Diócesis de San Cristóbal, monseñor Mario Moronta, visitó algunas de las parroquias que están bajo el patrocinio de la Virgen del Carme. En ella compartió con la feligresía el amor a la devoción mariana, y administro el sacramento de la Confirmación.

El Obispo manifestó los fieles que María es importante por haber sido instrumento para que Dios estuviera con nosotros. Pues ella recibió una gran misión, también como madre nuestra, para que con ella aprendamos a conocer más a su Jesús.

En el Táchira las comunidades que tienen como patrona a la Virgen del Carmen son: Macanillo, La Concordia, San Félix, Monte Carmelo, Peribeca, Pregonero, Las Mesas, y Hernández.

Obispo de San Cristóbal celebró eucaristía por Bicentenario de Colombia


Prensa DiócesisSC.- Ayer domingo en la Catedral de San Cristóbal, monseñor Mario Moronta celebró la eucaristía por el Bicentenario de la Republica de Colombia, que se conmemorará el próximo 20 de Julio. A la ceremonia asistieron el Cónsul de Colombia, Luis Francisco Rodríguez Mateus, el Vice Cónsul, Gilberto Gómez Trujillo, y fieles de la hermana nación.

“En esta celebración en la que recordamos todos los esfuerzos de la historia, los anhelos de progreso de nuestra hermana nación de Colombia, este evangelio (San Lucas 10, 38 – 42) sale a nuestro encuentro para ayudarnos a entender que tenemos qué hacer los cristianos católicos en una sociedad: orar y trabar, trabajar y orar”, fue la recomendación de Obispo de San Cristóbal durante la homilía.

Y explicó monseñor Moronta que “trabajar en el nombre del Señor implica conocerlo, para laborar con los principios que nacen del evangelio, para que aliente tantos valores y sobre todo actitudes. Ello para cumplir la misión del cristiano en la sociedad, adelantar el Reino de Dios, conjugando ambas realidades el trabajo y la oración, siendo buenos ciudadanos inspirados en la Palabra de Dios y movidos por el Espíritu de Cristo”.

Finalmente el Obispo señaló lo hermoso que es ver en el Bicentenario de casi todas las naciones de Suramérica, “que más allá de las contingencias humanas, de las ideologías, de las amenazas, de las equivocaciones, esta un pueblo representado aquí. Y que por razones de organización tiene fronteras, pero que en la práctica como la vivimos en el Táchira y en Santander, y en todo este eje fronterizo, la frontera no es algo que nos divide sino que nos une”.

Jóvenes concluyeron su formación en las Escuelas de la Pastoral Juvenil


Prensa DiócesisSC.- El pasado sábado un grupo de jóvenes que participaron de las Escuela de la Pastoral Juvenil concluyeron su etapa de formación. Kirla Rodríguez miembro de este secretariado indicó que “se han cumplido todas las metas gracias a la lectura del signo de los tiempos y repuesta de los participantes”.

Una de las escuelas que finalizó su período de formación fue la de “Acompañamiento, y ahora pasaran a formar parte del Secretariado de Pastoral Juvenil y trabajaran también como representantes en cada una de sus vicarias para asesorar a los grupos juveniles de las parroquias”, señaló Kirla Rodríguez.

También informó que la Escuela Social concluyó su etapa formativa, “y terminaron realizando una actividad especial en la ciudad recorriendo varios lugares teniendo contacto directo con las personas en la calle llevándoles un mensaje de Dios. Estos jóvenes ahora pasar a formar parte de la Escuela Discipular, para continuar recibiendo formación pastoral”.

Las próximas actividades que tiene pautada la Pastoral Juvenil será la peregrinación al Santo Cristo de La Grita, el 31 de Julio partiendo desde Seboruco. Y el Campamento Cristo Alto Pana, que se efectuará la última semana de agosto en la comunidad de Macanillo, los interesados en participar puede obtener información a través del Blog www.jovenesdeltachira.tk. Y las próximas escuelas comenzarán su período formativo en el mes de octubre.

Obispo exhortó a Legionarios de Cristo a “tener plena conciencia de la opción a favor de todos los seres humanos”


Prensa DiócesisSC.- El Obispo de la Diócesis de San Cristóbal, monseñor Mario Moronta, confirió el Diaconado a dos jóvenes de la Congragación Legionarios de Cristo, Néstor Guerrero y Aldoni Varela. La ceremonia se efectúo, el pasado sabado, en la Basilia Nuestra Señora de la Consolación de Táriba.

Monseñor Moronta explicó en su homilía que “el Diácono queda marcado para toda la vida como configurado al Servidor por excelencia, Jesús, el Señor. No en vano, diácono viene de una palabra griega –diákonòs- que se traduce “servidor” (minister)”.

El Obispo también exhortó a los Legionarios de Cristo a “tener plena conciencia de la opción a favor de todos los seres humanos: no de un grupo, o de un movimiento, o de aquellos que están cerca, o de los que más tengan o puedan”. Y les invitó a seguir el ejemplo de Jesucristo, “quien no dudó de comer y estar con los pecadores, los despreciados y excluidos de la sociedad, para elevarlos en dignidad”.

Por su parte el Padre Armando Vargas, representante de los Legionarios de Cristo en el Táchira, manifestó el agradecimiento a Dios por esta ordenación de los dos primeros Legionarios oriundos de este Estado. Y señaló que “las vocaciones las llama el Señor, y si siguen surgiendo vocaciones en la Legión de Cristo es porque Dios esta bendiciéndonos. Así como también nos bendice a través del Papa, de los habilitadores, ahora con el Delegado Pontificio, que es un apoyo paterno y un espaldarazo para que sigamos adelante porque seguimos a Jesús, que es nuestro modelo. Es un abrazo de Dios que nos dice adelante Legionarios de Cristo, en el seno de la Iglesia y en comunión con ella”.

Al final de la eucaristía el Obispo de San Cristóbal les animó, recordándoles que “si estamos verdaderamente en la barca de Cristo, no debemos temer a las turbulencias”.

16/7/10

Según Provincial de los Jesuitas: La Iglesia no debe apostarse a la lógica de la polarización


Prensa DiócesisSC.- El Prepósito Provincial de la Compañía de Jesús en Venezuela, Arturo Ernesto Peraza Celis SJ, en su reciente visita a la Universidad Católica del Táchira se expresó en relación a la tensa situación que en la actualidad viven la Iglesia y el Estado venezolano.

“En este momento hay una grave dificulta en la relación Iglesia - Estado, esta dificulta puede producir un conjunto de mal entendidos y no es la primera vez en la historia venezolana que este tipo de situaciones se están presentando”, dijo el Sacerdote. Quien también aseguró que “La Compañía de Jesús se mantiene leal a la Iglesia, esta lealtad a la Iglesia no significa que todos los sacerdotes pensamos de manera igual cosa que no ocurre en ningún lado, lo que si pensamos es que somos una única Iglesia, que estamos bajo un solo Pastor y que admitimos las autoridades que ese Pastor nos ha propuesto”.

Advirtió el Provincial de los Jesuitas que dentro de ese marco la Iglesia está dispuesta a impulsar un camino de negociación y de dialogo, y resaltó que eso debe quedar claro “que sí queremos dialogar, que sí queremos mantener las puertas abiertas con toda la sociedad venezolana y con el Estado venezolano, pero que eso se hace dentro de la unidad eclesial”.

Piensa el Padre Arturo Peraza que la Iglesia lo que necesita es abrir las puertas del dialogo y no apostarse a la lógica de la polarización, “ya para eso tenemos muchas personas involucradas en ese tipo de procesos. La lógica tiene que ser instaurar mecanismos a través de los cuales la sociedad venezolana se pueda encontrar como un todo, respetando las diferencias”.

Al respeto el Sacerdote Jesuita, cree que el mecanismo para solventar esas diferencias son las elecciones que propone el sistema democrático. “En democracia las cosas se dirimen a través de las elecciones, del voto. Por tanto junto con la Conferencia Episcopal, la Compañía de Jesús ha estado apostada para que los mecanismos sean las elecciones”.

Finalmente Arturo Peraza SJ, señaló que lo importante de “la democracia no queda en los votos, sino que queda en poder soñar juntos en un país con un horizonte común, por eso debemos pensar y diseñar ese imaginario común que sume gente y no separe gente. En eso tenemos que integrarnos muchas personas, y tratar de ir construyendo esta posibilidad aunque ella no sea aplaudida por los autores fundamentales del proceso político”.

Sacerdotes del Táchira manifiestan aprecio y apoyo a su Obispo


Prensa DiocesisSC.- “Apreciado Monseñor, si es cierto que uno de los más grandes regalos que Dios ha dado al Táchira es su Presbiterio, no es menos cierto que Dios ha concedido a este Presbiterio en su persona un Pastor según el corazón de Cristo”.

Así comienza el comunicado emitido por el Presbiterio de la Diócesis de San Cristóbal, que en un encuentro fraternal hicieron llegar a monseñor Mario Moronta, Obispo de San Cristóbal. La reunión tuvo lugar en la Casa Episcopal, allí el Pbro. Bourelli Arellano, Vicario General, leyó el mensaje en nombre de todos los sacerdotes.

Manifestaron los sacerdotes, “no tenemos ninguna duda en sostener que su profunda adhesión a Cristo y su incondicional amor a la Iglesia, se han convertido en ejes de su acción pastoral que, unido a su talento y carisma personales, han hecho valorar, crecer y perfeccionar la fraternidad entre nosotros, la fraternidad sacerdotal”.

Ante los gestos de fraternidad de monseñor Moronta y su acción pastoral en el Táchira, los Presbiterio enfatizaron en su escrito que “basta decir que quien tenga oídos que oiga, quien tenga ojos que vea, quien tenga corazón que sienta; y nosotros como Presbíteros hemos oído, hemos visto y hemos sentido en Usted a un Padre y a un Pastor amigo y cercano. Y este regalo que la Providencia que nos han hecho no estamos dispuestos a negociarlo”.

Finaliza el texto, entusiasmando al Obispo a seguir “construyendo el Reino de Dios en esta tierra tachirense, porción de la Iglesia que Usted ha hecho fructificar”.

14/7/10

Universidad Católica del Táchira instrumento fundamental de desarrollo


Prensa DiocesisSC.- Este miércoles en horas de la tarde la Universidad Católica del Táchira (UCAT) llevó a cabo la reunión del Consejo Fundacional integrado por las autoridades universitarias y dirigido por Mons. Mario Moronta, Obispo de San Cristóbal y Canciller de la UCAT, y el Provincial de los Jesuitas en Venezuela Arturo Ernesto Peraza Celis, S.J.

Durante esta reunión según informó el Dr. Arturo Sosa SJ, Rector de la UCAT, se presentó “la rendición de cuentas de su actual periodo rectoral, se revisan los planes universitarios 2010-2015, y se da el parecer de los nombramientos de las autoridades de la universidad presentados por el Canciller”.

Por su parte el Padre Arturo Peraza, manifestó que la “universidad se ha transformado en un herramienta fundamental de desarrollo, y de crecimiento de nuestra presencia como cristianos comprometidos con la realidad local en la cual estamos insertados pero abiertos a la dimensión universal, de que somos de América Latina y de una realidad de frontera que nos está exigiendo posiciones”.

Entre las posiciones sumidas por la UCAT ante la realidad de la Región, señaló el Padre Peraza que “la universidad ha estado atenta a la lucha por la paz, la construcción de ambiente para enfrentar la violencia”, y con ello agregó que esta institución eclesial “está en franco proceso de crecimiento y desarrollo no solmenarte físico sino también del espíritu”.

También indicó el Provincial de la Compañía de Jesús, que la UCAT permanece en constante relación con “un conjunto de parroquias que están en la fronteras, prestando un servicio a los refugiados en San Cristóbal, en el Nula, en Guasdualito, en Ciudad Sucre, (atendiendo) el eje fronterizo que conforman los estados Táchira y Apure, y en Colombia los departamento Arauca y Santander”.

Finamente resaltó el Sacerdote Jesuita los trabajos realizados por la UCAT en el ámbito cultural permitiendo una interacción cultural pastoral con la región tachirense.

11/7/10

Jóvenes del Táchira se solidarizan con Mons. Mario Moronta


Prensa DiócesisSC.- Los jóvenes del Táchira ha manifestado a través de un comunicado la solidaridad y apoyo a su Obispo, Mons. Mario Moronta. En dicho escrito, emitido por el Secretariado de Pastoral Juvenil, consideran a su pastor como el Obispo de los Jóvenes.
Manifiestan los jóvenes e su comunicado, “como tachirenses jóvenes queremos manifestarle nuestra solidaridad y nuestra unión a su persona. Hemos sido testigos de su trabajo eclesial y de su entusiasmo por llevar a Cristo a todos los rincones del Táchira”.
También dan testimonio los jóvenes de la labor pastoral de Mons. Moronta, expresaron que son “testigos de su oración, trabajo y desvelo por todos los jóvenes tachirenses. Le hemos visto, leído y escuchado pregonar a favor de los Jóvenes. Le hemos visto asumir retos a favor nuestro. Le hemos visto llamar a todos a unirse por la causa de los jóvenes. Por ello, lo llamamos el Obispo de los jóvenes”.
Y de manera enfática señalaron que no admiten “más señalamientos en contra de su persona. Esta tierra tachirense le ha recibido con el cariño y la solidaridad que le caracteriza. Usted ha llegado a donde están los fieles. Usted ha salido al encuentro de los jóvenes, niños, pobres, adultos, de cualquier raza o cultura, índole político o status social. Usted ha llegado a rincones tachirenses donde muchos no han llegado. Nosotros los jóvenes lo asumimos como nuestro Obispo, caminante con los jóvenes”.
Finalmente los jóvenes del Secretariado de Pastoral Juvenil agradecieron a Mons. Moronta por hacerse un verdadero tachirense dejándose robar el corazón por su fieles, y le pidieron que “siga siendo el hombre de dialogo, abierto a todos. Siga siendo el Obispo SERVIDOR Y TESTIGO. Siga desgastando su vida por el Evangelio. Siga siendo Joven con los jóvenes”.

9/7/10

Mons. Mario Moronta: “He buscado hacerme no un tachirense más, sino ante todo un verdadero tachirense”


Prensa DiócesisSC.- El Obispo de San Cristóbal, monseñor Mario Moronta, escribió un mensaje a los fieles del Táchira manifestándoles las riquezas que ha descubierto esa entidad, su identificación con el tachirense, sus propósitos de seguir fortaleciendo la Iglesia, y su reiteración de no sentirse exiliado ni castigado en esta Diócesis sino como un servidor y testigo de Jesucristo.

Manifiesta monseñor Mario Moronta en su mensaje, “descubrí una tierra hermosa en paisajes y cultura, con una rica herencia humanística y religiosa, con un porvenir que supera las altas montañas andinas de esta tierra. Pero, sobre todo, descubrí dos grandes riquezas que he tratado desde entonces hacer crecer: la fe de su pueblo, sencilla y profunda, y el presbiterio diocesano”.

Así mismo dijo el Obispo, “He buscado hacerme no un tachirense más, sino ante todo un verdadero tachirense: capaz de sentir la fuerza de sus montañas, ríos y llanuras, dispuesto a asumir la cultura del hombre y de la mujer tachirenses, decidido a arriesgar y entregar mi vida para la construcción del Reino de Dios en cada uno de los rincones de la geografía regional”.

De igual manera señaló el Prelado que “además de estar contento por ser pastor del Táchira, no me siento ni exiliado ni castigado. Todo lo contrario: sumamente agradecido a Dios por el don de haberme elegido para guiar la Iglesia local de San Cristóbal. Nunca me he arrepentido de estar trabajando sacerdotalmente en el Táchira que he hecho mi tierra, donde espero seguir trabajando hasta cuando Dios me lo permita”. Y también reiteró su disposición de seguir siendo “servidor y testigo de Jesucristo”.

Por su parte la feligresía del Táchira a través de su Consejo Diocesano de Laicos expresó en un comunicado su apoyo y adhesión al trabajo pastoral de monseñor Mario Moronta. Manifestaron, “queremos expresarle nuestra total y completa adhesión a su trabajo pastoral, reconociéndolo como un verdadero regalo de Dios para nuestra Diócesis; somos testigos y valoramos el trabajo y la entrega generosa que, como Obispo de nuestra Diócesis, ha venido realizando a lo largo de estos 11 años de fructífera labor”.

También agradecieron los laicos a mons. Moronta “por ser el Pastor que la Diócesis del Táchira necesita, gracias por dejarse guiar por El Señor, gracias por permitir que el Espíritu Santo le impulse a buscar la Santidad entre nosotros. Cuente con los Laicos del Táchira, sus hijos muy queridos, que nosotros contamos con usted”.

MENSAJE DE MONSEÑOR MARIO MORONTA A LOS TACHIRENSES

A MIS HERMANOS DEL TACHIRA

¡Salud y Paz en el Señor Jesús!

Hace 11 años, el Santo Padre Juan Pablo II me designó Obispo de la Diócesis de San Cristóbal, encargo pastoral que asumí con gozo e ilusión y con total sentido de obediencia. Si bien ello implicaba venir a una tierra desconocida por mí, no tuve ni temores ni aprehensiones para venir a ella. Mi familia y amigos más allegados quizás pudieron sentir que podría alejarme de ellos físicamente; no faltó quien pensara que se trataba de una especie de castigo. Todavía me preguntó “¿Castigo de y por qué?”

Desde los primeros momentos de mi llegada al Táchira comencé a recorrer sus caminos para conocer y encontrarme con su gente y sus comunidades. Es lo que cada pastor debe hacer si quiere ser auténtica imagen del Pastor Bueno, Jesús. Descubrí una tierra hermosa en paisajes y cultura, con una rica herencia humanística y religiosa, con un porvenir que supera las altas montañas andinas de esta tierra. Pero, sobre todo, descubrí dos grandes riquezas que he tratado desde entonces hacer crecer: la fe de su pueblo, sencilla y profunda, y el presbiterio diocesano.

Desde entonces me sentí y me sigo sintiendo comprometido con esta tierra y con su gente, los nacidos acá y los venidos de otros lares. He buscado hacerme no un tachirense más, sino ante todo un verdadero tachirense: capaz de sentir la fuerza de sus montañas, ríos y llanuras, dispuesto a asumir la cultura del hombre y de la mujer tachirenses, decidido a arriesgar y entregar mi vida para la construcción del Reino de Dios en cada uno de los rincones de la geografía regional.

Soy consciente de mis deficiencias y de mis fallas; como también de las capacidades que Dios me ha dado, las cuales trato de poner al servicio de todos como pastor de la Iglesia. Mi gran amor y pasión ha sido la Iglesia: esto me ha llevado a fortalecer la unidad de la misma, la comunión con los sacerdotes y la promoción del laicado. Hago mías las ilusiones y esperanzas, las angustias y los dolores de todos. Aunque sé que no he estado a plena altura del compromiso, sí quiero reafirmar que estoy decidido a seguir dando lo mejor de mí en beneficio de nuestra Iglesia y de nuestro pueblo del Táchira.

Entiendo que hay quienes no comparten muchas de mis ideas, propuestas y estilo pastoral. Aunque haya podido recibir incomprensiones, críticas y hasta acusaciones calumniosas, puedo garantizar que no guardo rencor hacia nadie, ni siento que tenga enemigo alguno. Toda mi vida he tratado de ser un hombre de diálogo y de esperanza, alfarero de encuentros, mediación y reconciliación. Estoy dispuesto a seguir haciéndolo, porque creo que es el mejor método para que un pastor sea constructor de la unidad. Eso no significa claudicar ni renunciar a la verdad ni dejar de tener la libertad de los hijos de Dios.

En comunión con mis hermanos sacerdotes, nos hemos propuesto el objetivo de fortalecer la Iglesia local de San Cristóbal, para que continúe siendo fiel a su misión evangelizadora y servidora de la gente, en particular de los pobres y excluidos de la sociedad; así, animada por el Espíritu Santo, entonces ella seguirá teniendo sabor a pueblo.

Lo antes dicho quiere ser el marco de referencia y la garantía para reiterar que, además de estar contento por ser pastor del Táchira, no me siento ni exiliado ni castigado. Todo lo contrario: sumamente agradecido a Dios por el don de haberme elegido para guiar la Iglesia local de San Cristóbal. Nunca me he arrepentido de estar trabajando sacerdotalmente en el Táchira que he hecho mi tierra, donde espero seguir trabajando hasta cuando Dios me lo permita. Así como Pablo invitó en su época a hacerse judío con los judíos y griego con los griegos, con mi fe, herencia hermosa recibida de mis padres, quiero seguir siendo tachirense con los tachirenses, en afectiva comunión con todos los hombres y mujeres de Venezuela, así como con todos los Obispos y Sacerdotes de Venezuela

A todos los habitantes del Táchira, cualquiera que sea su condición, a los dirigentes y actores políticos de todas las tendencias, a los jóvenes, adolescentes y niños, a los ancianos, a los pobres, excluidos y desplazados, de verdad a todos sin excepción de ningún tipo, reitero mi disposición de seguir siendo “servidor y testigo” de Jesucristo para ustedes. Les invito a que, en unión de esfuerzos, continuemos demostrando que el Táchira es una tierra de promisión y de futuro, donde nace la gran Venezuela.

A María del Táchira, Nuestra Señora de la Consolación, y al Santo Cristo de La Grita encomiendo nuestro ser y quehacer en esta tierra tachirense e Iglesia local de San Cristóbal.

Con mi cariñosa bendición,


+ MARIO DEL VALLE, OBISPO DE SAN CRISTOBAL.

8 DE JULIO DEL AÑO 2010.

8/7/10

Encuentro Nacional de Pastoral Universitaria en los 400 años del Santo Cristo

Prensa DiócesisSC.- El pasado fin semana representantes de diversas universidades de Venezuela se reunieron en la casa de retiros El Sembrador, en Patiecitos, para organizar el Encuentro Nacional de Pastoral Universitario que se efectuará desde el próximo 30 de Julio hasta 01 de Agosto en la Diócesis de San Cristóbal.

Jean Carlos García, delegado de la Pastoral Universitaria del Táchira, indicó que “esta actividad nació como iniciativa de la pastoral universitaria de la Diócesis de San Cristóbal, y se presentó la propuesta a la Conferencia Episcopal. Y con ello se espera unir más jóvenes universitarios a la pastoral de las universidades, y también rendir un homenaje a los Santo Cristo en sus 400 años”.

Durante el Encuentro Nacional Universitario los jóvenes también se hospedaran en El Sembrador, y allí participaran de talleres formativos; el día 31 de Julio peregrinaran al Santo Cristo de la Grita donde participaran de una eucaristía presidida por monseñor Mario Moronta, Obispo de San Cristóbal, y Mons. Oswaldo Asuaje, Asesor Nacional de la Pastoral de Juventudes, así lo informó el delegado de la Pastoral Universitaria del Táchira.

7/7/10

Mons. Mario Moronta “el mayor título que debemos tener es el de servidores del pueblo de Dios”


Prensa DiócesisSC.- En el Seminario Diocesano Santo Tomás de Aquino el Obispo de San Cristóbal, monseñor Mario Moronta, administró el pasado domingo la primera Comunión, la Confirmación; y admitió a los Órdenes Sacerdotales a un grupo de Seminaristas. En la ceremonia participaron los sacerdotes formadores y familiares de los jóvenes.

El Obispo del Táchira exhortó a los semanaritas a no pretender privilegios con la formación sacerdotal, dijo, “el seminarista que se prepara para ser pastor, debe tener en cuenta que no se forman para tener privilegios. Cuando nos ordenamos sacerdotes, lejos de nosotros debe estar el pensamiento que el sacerdocio nos dará un puesto en la sociedad, solo debemos gloriarnos en la Cruz de Cristo”.

Y les advirtió que el principal titulo en la vida de un ministro de Dios debe ser el de servidores. “Nos debemos gloriar de la Cruz de Cristo en medio de nuestra gente, no estamos para que nos echen incienso ni nos den títulos, el mayor título que debemos tener es el de servidores del pueblo de Dios”, así lo afirmó monseñor Moronta.

Los niños y adolecentes que recibieron los sacramentos de la Eucaristía y la Confirmación, recibieron su catequesis en el mismo seminario. Y quienes fueron admitidos a los Ordenes Sacerdotales son los jóvenes que cursan el último año de teología, y próximamente serán ordenados Diáconos.

6/7/10

UCAT concedió el Doctorado Honoris Causa en Educación a Mons. Raúl Méndez Moncada


Prensa DiócesisSC.- La Universidad Católica del Táchira a través de la Facultad de Humanidades y Escuela de Educación, concedió a monseñor Raúl Méndez Moncada el Doctorado Honoris Causa en Educación. La ceremonia académica se llevó a cabo este martes en el auditorio del Seminario Diocesano Santo Tomás de Aquino, ante la presencia de las principales autoridades de esta UCAT y del claustro universitario.

Monseñor Mario Moronta, Obispo de San Cristóbal y Canciller de la UCAT, manifestó que la distinción que honra a monseñor Méndez Moncada, “enorgullece al Presbiterio diocesano de San Cristóbal. Lo celebro como Obispo de esta Diócesis y como Canciller de la UCAT: se trata de un júbilo especial, pues uno de los nuestros es reconocido justamente por su labor de maestro y guía del pueblo tachirense”.

“Una primera razón para este justo reconocimiento, lo hallamos en su seria y decidida preocupación por todo lo que se refiere a la ecología. No sólo en sus artículos y programas de radio, sino también en sus enseñanzas catequéticas y homilías, Mons. Raúl Méndez Moncada ha sido un defensor de la creación”, señaló así el Obispo de San Cristóbal.

De igual manera indicó que otra razón por la cual Raúl Méndez recibió el Doctor Honoris Cusa en Educación, es por “el interés por la historia del Táchira y de Venezuela, la historia general y la historia eclesiástica. Esto le ha llevado a ser miembro activo tanto de la Sociedad Bolivariana de Venezuela, seccional Táchira, como de la Academia Tachirense de la Historia.

Pero resaltó monseñor Moronta que “el mayor motivo para la entrega de este DOCTORADO HONORIS CAUSA es el ministerio sacerdotal de Mons. Raúl Méndez Moncada”. Añadió también, “en este campo ha sido maestro para generaciones tachirenses de sacerdotes, y doctor que ha enseñado la profundidad del amor de Dios por medio de su ministerio sacerdotal”.

Por su parte monseñor Raúl Méndez Moncada, Decano de los sacerdotes del Táchira, expresó que “este homenaje lo estoy recibiendo no precisamente como algo personal, sino como un homenaje a la Iglesia del Táchira. Por el trabajo que ha hecho la Iglesia aquí, en Venezuela y en todo el mundo, por eso le doy gracias a Dios”

Mons. Raúl Méndez, Doctor Honoris Cusa en Educación, realizó una invitación a los sacerdotes “a que sigan el camino del cumplimiento de la misión encomendada. Tanto como con la labor espiritual y pastoral, como también metidos en las trabajos sociales, científicas e históricas”.

El Doctorado Honoris Causa es otorgado por la Universidad Católica del Táchira a personas que, habiendo o no participado en estudios académicos, se han destacado con sus aportes y se han convertido en puntos de referencia para la sociedad.

5/7/10

Obispo de San Cristóbal ordenó dos nuevos sacerdotes


Prensa DiócesisSC.- Dos nuevos sacerdotes han sido ordenados sacramentalmente por monseñor Mario Moronta, para el servicio de la Diócesis de San Cristóbal. Este lunes Jesús Zapata y Darwin Zambrano, recibieron el sacramento en la parroquia San Agatón, en Palmira. La ceremonia se realizó con la participación de números sacerdotes y fieles.

El obispo de San Cristóbal, monseñor Mario Moronta, reflexionó en su homilía sobre la caridad pastoral, “esta la define San Agustín como “Amoris officium”; es decir, que quien realiza el ministerio u oficio del pastor debe identificarse de manera plena con el Pastor Bueno que ama a sus ovejas, las conoce, es conocido por ellas y no duda en dar la vida por ellas”, explicó el Prelado.

Además indicó el Obispo que “la caridad pastoral es el principio unificador de la vida de todo sacerdote. Frente a la tentación de la dispersión que se nos presenta en todo momento y, particularmente en estos tiempos que vivimos, se requiere que el pastor sea un hombre de comunión: consigo mismo, con quien lo ha elegido y con los que recibirán su servicio”.

El presbítero Jesús Zapata ejerce actualmente su apostolado en la Casa de Formación Juan Pablo II, y presidirá su primera misa el próximo domingo a las 11 de la mañana en la parroquia San Agatón de Palmira. Por su parte el presbítero Darwin Zambrano labora en la parroquia San Juan bautista de Ureña, y celebró su primera misa este lunes en horas de la tarde en la parroquia San Juan Bautista de la Ermita.

4/7/10

25 Aniversario Sacerdotal del Padre Orlando Neira


Prensa DiócesisSC.- Con una celebración eucarística el presbítero Orlando Neira Celis agradeció a Dios por sus veinticinco años de vida sacerdotal. La ceremonia se efectuó en la Capilla del Convento de la Hermanas carmelitas Descalzas, y fue acompañado por su Obispo, monseñor Mario Moronta, algunos sacerdotes y familiares y amigos.

El Obispo dirigió la homilía, reflexionando sobre la promesa de la Obediencia que hacen los sacerdotes en el sacramento de la Ordenación, resaltando así tres actitudes fundamentales: la humildad, la comunión con el Obispo y el presbiterio, y la libertad.

“La promesa de obediencia encierra en sí, entre otras cosas tres actitudes fundamentales: una primera, la de la humildad. Uno renuncia a hacer su propia voluntad o dejarse guiar por sus propios caprichos. La obediencia se le presta al Obispo quien actúa en nombre de Dios. Pero, en el fondo la promesa de obediencia es a Dios”, menciono monseñor Moronta.

De igual manera señaló que “la segunda actitud… es la de la comunión con el Obispo y con el presbiterio… La obediencia se manifiesta en la fraternidad sacramental de los sacerdotes de un presbiterio, en la comunión de ellos entre sí y con el obispo: entonces, la obediencia refleja que no se trabaja aisladamente”.

Y finalmente hizo referencia a la libertad, “no con el mal concepto de libertad que a veces se pretende imponer: el hacer lo que a uno le guste o le venga en mente”. Sino con “la libertad que nos permite a todos los ministros actuar en nombre de Cristo y no dejándonos guiar por apreciaciones o componendas”, explicó monseñor Mario Moronta.

Por su parte el padre Orlando Neira, agradeció a Dios por el ministerio sacerdotal, al que asegura “he vivido dando todo de mí, lo he hecho con toda sinceridad, y con todas mis fuerzas”. Vida sacerdotal con la cual ha conseguido innumerables alegrías “entre ellas: mi familia, mis hermanos, y mi presbiterio”.

1/7/10

Pastoral Educativa recibió donación de la Zona Educativa Táchira


Prensa DiócesisSC.- El Secretariado Diocesano para la Educación Religiosa Escolar recibió este jueves una dotación de implementos de oficina, mantenimiento y limpieza, por parte la Zona Educativa Táchira, quienes también siguen atentos al convenio firmado entre la Diócesis de San Cristóbal y esta entidad gubernamental sobre la “Educación en Principios y Valores”.

La donación fue recibida por Mons. Ángel Delgado, Vicario General de la Diócesis, quien agradeció a la Zona Educativa por seguir trabajando en el convenio, “ya que podemos hacer presencia en los planteles educativos para hablar de los nuestro, gracias a que existe este convenio entre la Iglesia y la Zona Educativa Táchira, y así podemos seguir cumpliendo la misión de poder llevar a Cristo a todas partes”, dijo el Sacerdote.

Entre el material entregado se encuentra: una computadora, pizarras acrílicas, archivadores, implementos de oficina y limpieza. Todo esto formara parte de la oficina habilitada en la parroquia Nuestra Señora de Fátima, para seguir trabajando en el convenio que ya se viene efectuado de manera directa en las comunas educativas del municipio San Cristóbal.

Resultados Preliminares del Diagnostico Moral del Táchira